Brisa marina, diseño y sabor en Sitges

Hablamos de BESO, la combinación perfecta de vanguardia y tradición mediterránea.

Durante los años 60, Sitges fue el destino de moda para las vacaciones de verano en nuestro país y es durante esta época, cuando se construye el edifico que hoy, tras múltiples renovaciones, acoge el hotel ME Sitges Terramar by Meliá. La reforma realizada por Lagranja Desing ha dotado a la construcción de una nueva vida, integrando objetos de diseño en una estructura compleja heredada de las décadas pasadas.

Ahora, la ciudad goza de un un nuevo florecer gracias a las nuevas aperturas gastronómicas y hoteleras, entre las que se encuentra Beso. La atmósfera del hotel que envuelve al restaurante es una oda a la tradición cerámica y el amor hacia materiales tan nuestros como el mimbre. En este contexto, nos encontramos con una propuesta de restauración que evoca esos veranos del finales del siglo pasado, con las vacaciones en familia a pie de playa añadiendo a todo un toque sofisticado y nuevo que transporta estas recetas a la actualidad.

La carta tiene innumerables opciones para complacer a todos los paladares: desde una extensa gama de arroces hasta frescas ensaladas como la de burrata.

Después de disfrutar del sabor de Beso, la mejor opción es dar un paseo por la playa o relajarse en las camas balinesas del hotel. La piscina es oasis donde resulta fácil olvidarse de los problemas y las prisas de la ciudad.

Tras unas horas tomando el Sol, la mejor opción es tomar un refrescante coctel en RADIO, situado en la azotea del mismo edificio. Sus vistas 360º prometen la mejor puesta de sol de la ciudad mientras pruebas un delicioso Gintonic. La música, la zona chillout y la refrescante brisa procedente del Mediterráneo son todos los ingredientes que convierten a RADIO en una experiencia más allá de la coctelería.