Breve historia del helado

ice cream

Los sabores de toda la vida tienen un pasado que contarnos a través de la la historiadora de Arizona, Sara Lohman.

Que fácil es parase frente a un expositor de helados y terminar eligiendo uno de los mil sabores que existen combinado con chocolate o vainilla, dos sabores clásicos que todo el mundo consume sin tener ni idea de cómo han llegado hasta ahí.

choco

Pues bien, la historiadora Sara Lohman ha indagado en los orígenes de estos dos dulces sabores y lo ha publicado en su blog four rounds flour. Incluso podemos disfrutar en postcast de Gastropost, en el episodio The scoop of ice cream que cuenta la historia con humor.

Para empezar, debemos hacer un viaje a las montañas, a la época en la que los antiguos orientales de nombre Sherbati se desplazaban en busca de nieve que mezclar con miel y fruta. Más tarde los califas de Bagdab, los mismos de Las mil y una noche o más reconocidos por Alibaba y los 40 ladrones, mezclaban la nieve con zumo de frutas, lo que ellos apodaban Sharbets y que fue el origen de lo que ahora conocemos como sorbetes.

Por aquella época comer helado de chocolate era un lujo que no todo el mundo podía permitirse y debido a que en la cultura maya los granos de cacao se intercambiaban a modo de dinero, aquel que tenía la oportunidad de consumirlo era porque se consideraba lo suficientemente rico como para beber su riqueza.

3564311549_91b5160b17_b_oa01xm

Lo mismo ocurría con la vainilla, que hasta su separación en Francia en un flan caliente se había estado consumiendo junto al chocolate. Fue ahí cuando comenzó a incorporarse a los helados aunque se consideraba aún muy raro como sabor.

jitfyt6ps04atffvku0j_oa025l

Otra curiosidad que hay que saber de los primeros helados es que su ingrediente principal era el ámbar gris, una extraña sustancia que es más conocida como vómito de ballena al ser el resultado de la digestión de este mamífero.

mister-fitz-2

Solo queda combatir el calor con este milagro termodinámica que combina los tres estados de la materia, y ahora que sabemos toda su historia lo disfrutaremos mucho más.

Vía Four rounds flour