Baobab, el próximo superalimento

Es un árbol gigantesco que parece estar plantado del revés y su fruto contiene seis veces más vitamina C que las naranjas.

Tradicionalmente los africanos comen su pulpa en forma de pasta, mezclada con avena y otros cereales. Igualmente su fruta es muy nutritiva, no contiene gluten y es conocida con los sobrenombres de calabaza amarga o pan del mono. Su sabor es ácido con notas cítricas y se puede combinar con otros ingredientes.

Una de las formas de incluir el fruto del baobab en nuestra cocina es en polvo, sin aditivos ni conservantes puede mantener sus propiedades durante tres años, lo que hacer rentable su venta y almacenamiento en grandes cantidades. Otra de las más habituales es tomarla en zumo que aporta calcio, hierro y magnesio y vitaminas B y C. Te recomendamos mezclarlo en un smoothie con manzana y kale.

Batidos, helados, tés de hierbas, barritas energéticas, cereales, galletas e incluso chocolate son algunos de los productos innovadores que están apareciendo con este como ingrediente principal.
Detrás de su comercialización como alimento está el valor añadido de que son varias las empresas y proyectos que se dedican a su explotación y venta con el objetivo de mantener la subsistencia de las comunidades locales y fomentar un desarrollo sostenible .