Baldomero, una casa de campo en el centro de Barcelona

Las flores de calabacín, el quiche de tomate o la ensalada de remolacha, completan el círculo farmer junto a la estética del local y el nuevo concepto de hogar.

¡Sí, un remanso de paz en el bullicio de Barcelona! Entramos en Baldomero y enseguida pillamos el concepto: una mesa con todas las elaboraciones del día perfectamente presentadas, donde puedes escoger lo que más te apetezca y componer tu propio plato personalizado tanto en combinación como en cantidad. ¡Como en casa! Ese espacio hogareño es, además precioso y de una elegancia simple y fresca.

Se autodefinen como una granja en el medio de la ciudad. El ambiente tiene ese aire campestre, e incluso muchos de sus platos contagia la sensación. Solo hay que echarle un vistazo a la carta donde conviven flores de calabacín, ensalada de remolacha y quiche de tomate.

La raíz de la propuesta nace de la originalidad de sus productos, como las frutas y hortalizas venidas directamente desde Premiá de Mar y los platos elaborados según el producto disponible en temporada, algo que convierte cada visita en una nueva experiencia según la estacionalidad.

La clave reside en poner en valor los alimentos, ligándolos de manera orgánica y respetando su cocción para que no estén demasiado elaborados. ¡No te pierdas la remolacha mezclada con yogur, ajo asado y semillas de cilantro para entenderlo!

Las ensaladas son unas de las fijas en la mesa de Baldomero, donde puedes encontrar variedades riquísimas como la ensalada de lentejas con pasas, espinaca y feta y o la de judías.

Su arroz basmati con azafrán, arroz salvaje, hierbas, almendras, cranberries y cebollas fritas serán el mejor amigo que pueda acompañar  cualquiera de tus platos.

Para desayunar, comer o tomar el té, Baldomero postula a ser uno de los must gastronómicos de la ciudad condal.

¿Dónde? Passatge Mercader, 16. (Eixample).

www.casabaldomero.com