Así se hace Ghee, la mantequilla sin lactosa

foto: THEHEALTHYFOODIE

La grasa para cocinar que ha eliminado los sólidos de la leche, apta para intolerantes a la lactosa y muy fácil de preparar.

El ghee es mantequilla a la que se le han retirado las proteínas, los azúcares y el agua. Su nombre en Hindi significa grasa. Es el aliado perfecto para las personas que no deseen o no puedan consumir lactosa o caseína. Otra ventaja del ghee es que se puede usar para cocinar a temperaturas más altas. Tiene un delicioso sabor que recuerda a las nueces y combina con prácticamente cualquier plato. Se puede adquirir en tiendas especializadas, pero cocinarla en casa es tan sencillo y entretenido que vas a querer dedicarle tu tiempo. Toma nota de los utensilios de cocina, de los ingredientes y de los pasos a seguir para obtenerla.

INGREDIENTES

· 500gr o 1kg de mantequilla de buena calidad, biológica y sin sal.

UTENSILIOS

· Una cacerola mediana, preferiblemente una con un fondo grueso.
· Una cuchara grande para revolver.
· Un tamiz de malla fina.
· Un tazón grande o una taza medidora.
· Una o dos botellas de vidrio para guardar el ghee.

INSTRUCCIONES

1. Cortar la mantequilla en cuadrados pequeños. Esto ayudará a que la mantequilla se derrita más rápido y de manera más uniforme.
2. Poner la mantequilla a derretir a fuego medio, revolviéndola suavemente de vez en cuando.
Pasados unos minutos, verás una espuma blanca y espesa que se formará en la superficie.
3. Continúa removiendo hasta que la mantequilla comience a hervir a fuego lento, momento en el que tienes que bajar la temperatura a media-baja.
4. Deja que la mantequilla hierva a fuego lento y observa como emergen las burbujas de esa espuma espesa, aumentando su tamaño y número. A medida que aumenta el burbujeo, notarás que la espuma se volverá más delgada y las burbujas se harán más grandes y claras. Pronto, los sólidos de la leche comenzará a cuajar y se unirán a los lados de la sartén. Raspa los lados de la sartén de vez en cuando para ayudar a que los sólidos de la leche desaparezcan.

foto: THEHEALTHYFOODIE

5. A medida que los sólidos de la leche se hunden hacia el fondo, notarás que la mantequilla está comenzando a desaparecer. Las burbujas se harán más grandes y la espuma desaparecerá por completo. Sigue revolviendo, raspando los lados y el fondo para que los sólidos de la leche no se adhieran a la sartén y se quemen.
6. Las burbujas comenzarán a ser mucho más grandes. Cuando se comience a formar espuma por segunda vez, el ghee está listo para ser colado.
7. Tan pronto como la mantequilla empiece a formar espuma por segunda vez, quítala del fuego y deja que se asiente durante unos segundos.
8. Prepara el colador y ponlo sobre un tazón grande y vierte el ghee directamente.
9. Transfiere el ghee filtrada a un frasco de vidrio.
10. Cubre el frasco sin apretar y deja que el ghee repose durante varias horas a temperatura ambiente.

¡Ya tienes el oro líquido listo! El ghee se puede consumir durante los meses próximos a su elaboración casera guardado en el refrigerador. El método de preparación es rápido y muy simple, déjate sorprender por la nueva grasa para cocinar sin lactosa.

foto: THEHEALTHYFOODIE

thehealtyfoodie.com