Artesanal, personal y acogedor. El local con tintes mediterráneos del chef Íñigo Arozarena

Elaborado de principio a fin en la cocina del sitio y atendiendo a las necesidades de cada comensal, tu platillo será justo lo que buscas.

Ubicado en el barrio de Salamanca, Cinco Sentidos es el acogedor local del que no vas a querer salir una vez que lo conozcas. Con únicamente 7 mesas, comida preparada artesanalmente cada día, y un trato al cliente personal, Íñigo Arozarena se encarga de que la comida sea la protagonista y que tus sentidos se agudicen y disfruten. Elaborado de principio a fin en la cocina del sitio y atendiendo a las necesidades de cada comensal, tu platillo será justo lo que buscas.

Durante el día puedes degustar del menú diario que cada semana varía. Por supuesto con platos para aquellos que busquen comida con un toque casero. Y por las noches la sala se convierte en un área de luz tenue, velas y detalles acogedores.Entrantes como sardina ahumada y croquetas de jamón ibérico y salmorejo irán ayudándote a hacer apetito ya que sus platos son una delicia mediterránea. Los más pedidos van desde huevo poché salteado con boletus y crujiente de jamón, pasando por tomates verdes fritos, hasta pulpo asado con chips de yuca y plátano macho. Y si esto no te ha hecho agua la boca, no puedes dejar de probar los postres que se elaboran diario en la cocina de este encantador lugar.

Además, cuentan con servicio de catering que se crea bajo el mismo ideal: todo se cocina el mismo día. Completamente personalizado a gustos y presupuestos, el chef Íñigo se encarga de que sea cual sea tu evento, la comida y bebida sean un éxito.

La idea nace el chef Arozarena, quien ya de pequeño se dio cuenta de su amor por la comida, destinando su tiempo y dinero a cocinar desde su adolescencia. Ahora se satisface al ver los platos vacíos volviendo a la cocina, y las sonrisas quedándose en el salón. El punto es que estés a gusto y que te dejes llevar y disfrutar la experiencia con todos tus sentidos. Pero eso no es todo, Íñigo también tiene otra pasión: el basketball. Es por este que una vez al mes celebra las `Cenas Frikibasket´. Una reunión de 18 personas que comparten este amor, donde hay un invitado especial relacionado al mundo de este deporte donde comen y beben mientras comparten temas relacionados al basket.

Quizás no te topes con un lugar a la última moda, con la decoración más top, ni un lugar grande y lujoso, pero si te aseguran un lugar cómodo y acogedor, comida deliciosa y artesanal, y un trato amable y cercano, que no es fácil de encontrar.

Y te damos un consejo: si llegas a estar por la zona porque vas a un concierto al Wizink Center, no dudes pasarte por el local, ya que horas previas al evento ponen música del artista o banda que se presenta para que vayas ambientándote. De nada.