9 alimentos con injusta fama de engordar

Te aportan los nutrientes que necesita tu cuerpo y, en su justa medida, pueden ayudarte en tu dieta a perder peso.

En una dieta ideal, el 50% de las calorías deben ser carbohidratos complejos, el 30% proteínas y el 20% grasas saludables. Este es el método efectivo para bajar de peso, sin necesidad de eliminar nuestros alimentos favoritos. Teniendo esta cuenta, puedes disfrutarlos a diario e incluso incluirlos en tu menú si buscas bajar de peso. Hoy os mostramos 9 alimentos que lejos de cumplir con la fama impuesta, reducen el apetito y nos ayudan a afrontar el día llenos de energía.

El pan. El error más frecuente que cometemos es generalizar todos los tipos de panes, sin embargo, no todos son iguales. Las opciones industriales sí que debemos evitarlas si queremos perder peso ya que pueden contener azúcares en su interior y no ser totalmente efectivos a la hora de calmar el apetito. Lo que se recomienda es tomar pan que no incluya harinas refinadas o sean a base de harina 100% integral.

La pasta. ¿Cuántas veces habremos escuchado eso de “la pasta es mala para  adelgazar” o “no cenes pasta, que engorda”? Si estamos en una dieta, la pasta debe ser integral ya que es rica en fibra,  contiene las vitaminas B, B2 y B3, además de antioxidantes y calcio, no contiene grasas saturadas, hidrogenadas y tampoco trans y lo más importante, sus hidratos de carbono nos aportan energía para todo el día.

Las legumbres. Las calorías que contienen son mínimas y su ingesta reduce fácilmente el apetito. Su mala fama les llega debido a que las relacionamos con cocidos, potajes, comidas bastantes copiosas, u otros alimentos altos en calorías. Son tan buenas las legumbres secas como las de bote.

Crema de cacahuete. Es un buen aliado para la dieta si la elaboramos nosotros mismos en casa o elegimos aquellas sin azúcares añadidos en sus interior. Además, es un buen sustituto de la mantequilla y de la nata.

Semillas. Su ingesta produce saciedad lo que nos hace beber agua y eliminar líquidos algo fundamental si queremos bajar de peso. Son un snack perfecto para comerlo entre horas, utilizarlas de acompañamiento en nuestros platos o elaborar pan. Por supuesto, no se recomienda su consumo en bollería industrial y en los aperitivos comerciales donde suelen estar saladas o fritas.

Frutos secos. Incluyen grasas sanas que pueden ayudarnos a reducir nuestro peso y a prevenir enfermedades. Deben consumirse de manera natural, nada de fritos ni con sales añadidas, es decir, debemos tomarlos al natural o incluirlos en nuestras recetas caseras. Uno de los factores que debemos tener en cuenta a la hora de perder peso es reducir el estrés y podemos hacerlo con ayuda de las nueces.

Aceite de oliva extra virgen. Es el más recomendable. Aunque es 99’9% grasas, si las utilizamos como sustituto de aquellas que provienen de las carnes, de la mantequilla o la nata, puede favorecer a bajar de peso. Su uso es recomendable para aliñar las ensaladas. El aceite vegetal hidrogenado que encontramos en la bollería, debe ser nuestro mayor enemigo y no el extra virgen.

Patatas y boniatos. Son hortalizas con un gran aporte de calorías e hidratos, sin embargo, si las cocinamos, cocidas, al horno, salteadas o en ensaladas, son capaces de calmar el hambre de manera muy efectiva. El puré de estos alimentos, así como comerlos fritos, no contribuyen a bajar de peso.

El plátano. Como ocurre con las patatas y boniatos, esta fruta es alta en calorías. Suele eliminarse de las dietas debido a sus azúcares sin darnos cuenta de que éstos, son totalmente naturales. Además, al tratarse de un alimento que no se digiere con facilidad, es uno de los más recomendados para saciar el hambre. Los especialistas, solo recomiendan tomar la pieza de fruta como tal si queremos quitarnos algún kilo de más, nada de plátano frito o zumos y batidos.

Desmentidos los falos mitos, tenemos que tener en cuenta que la mejor forma de bajar de peso es consultar con profesionales y no hacer dietas por nuestra cuenta. Recuerda beber 2 litros de agua al día y salir a caminar diariamente 30 minutos.