7 cremas frías para hacer frente a la ola de calor

Estas elaboraciones lo tienen todo para convertirse en nuestros platos fetiches del verano: sabor, frescura y una sencilla preparación.

En cuanto el termómetro se dispara, todos intentamos buscar alternativas alimentarias a las tradicionales para que la hora de la comida se convierta en un oasis para nuestro paladar. No andaban desencaminadas nuestras abuelas cuando convirtieron al gazpacho en el rey de la temporada estival pues, a día de hoy, el verano sigue teniendo sabor a cremas frías.

Por ello, hoy te traemos 8 recetas que podrás incorporar a tus menús para hacer de estas vacaciones, toda una experiencia gastronómica.

Sopa helada de pepinos

Esta sopa de pepino es el plato ideal para todos aquellos que han sucumbido a la moda del aguacate pues, este es su otro ingrediente principal. Para prepararla tan solo tenemos que triturar bien los pepinos, aguacates, cebollas, un diente de ajo y a esta papilla, añadirle caldo de verduras. Ahora incorporamos zumo de limón, salpimentamos y dejamos reposar al menos 1 hora en la nevera antes de su consumo. ¿Puede ser más sencillo?

Okroshka o sopa fría rusa

Cortesía de Gastro Senses

Esta receta tradicional rusa puede resultarnos un tanto extraña al principio, pero te aseguramos que después de probarla todos quieren repetir.

La sopa lleva una base de ‘tropezones’ por lo que, antes de nada, debemos cortar en daditos los siguientes ingredientes: claras de huevo cocido, patatas cocidas, pepino, rábano, cebolleta y finas hierbas al gusto. Una vez cortados, reservamos la mitad para más adelante y la otra, la trituramos junto con nata para cocinar.

Ahora, salpimentamos la mezcla al gusto y servimos poniendo una base de daditos a la que añadimos por encima la crema. Para darle una apariencia más estética y sabrosa, salpicamos con algunas gotas de aceite de oliva et voilà!

Crema fría de maíz dulce

Preparar esta refrescante receta tan solo nos llevará unos cinco minutos. Solo tenemos que cortar bien un par de pimientos amarillos, un tomate, medio pepino, añadimos maíz dulce en una cantidad generosa, aceite de oliva y salpimentamos.

Nos aseguramos de mezclar bien todo en nuestra licuadora y el resultado es una deliciosa sopa con un sabor diferente.

Crema de melón cantalupo

vía Self. 

Lo primero para preparar esta crema es tener a mano los siguientes ingredientes: dos tazas de melón cantalupo cortado, una cucharadita de jengibre molido, una chalota, una pizca de curry, y otra de sal. Ahora solo tenemos que triturar bien todos los elementos hasta obtener una crema homogénea.

Para servir, decoramos con una rama de cilantro que aromatizará el plato.

Crema fresca de calabacín y albahaca

En una sartén a fuego medio, sofreímos en aceite de oliva el apio, el calabacín y la sal. Movemos de forma regular y pasados unos cinco minutos, cuando todos los ingredientes estén tiernos, retiramos del fuego.

A continuación ponemos en la licuadora el calabacín y el apio sofrito, añadimos agua, varias hojas de albahaca, pipas de calabaza y un chorrito de aceite de oliva. Cuando todo este triturado y tenga una textura suave y cremosa, añadimos sal y pimienta y dejamos reposar al menos 3 horas antes de consumir.

Para servirlo podemos adornarlo con algunas hojas frescas de albahaca que darán un toque sofisticado a nuestro plato.

Crema ligera de pomelo e hinojo

fotografía de Food and Wine

Calentamos a fuego medio un poco de aceite de oliva con el cual rehogamos el hinojo cortado con un poco de sal. Tapamos y removemos de cuando en cuando hasta que el hinojo esté blando. Añadimos agua y dejamos que hierva unos 20 minutos. Trituramos la mezcla y la refrigeramos durante una hora.

Mientras tanto, exprimimos el zumo de varios pomelos y se lo añadimos a la crema una vez reposada. Condimentamos todo con azúcar y sal hasta dar con el punto que más nos guste y al servir, incorporamos unas gotas de zumo de limón y aceite de oliva sobre la crema fría.

Crema fría de guisantes, pepino y anacardos

Imagen de Rhubarbarians

Para esta elaboración debemos hidratar los anacardos con al menos 8 horas de antelación al cocinado. Una vez preparados los frutos secos, podemos comenzar.

Primero, pochamos la chalota en una sartén a fuego lento, añadimos el pepino y los anacardos y doramos todos los ingredientes. Ahora agregamos los guisantes y la menta fresca y dejamos al fugo durante unos 3 minutos.

Añadimos agua y caldo vegetal y dejamos que hierva e inmediatamente retiramos del fuego. Tomamos la mezcla y la licuamos hasta que tenga una consistencia ligera y añadimos zumo de limón y sal.

Dejamos reposar al menos media hora y servimos. ¡Se nos hace la boca agua!