6 beneficios de preparar tus propios alimentos deshidratados

Sano, económico y sencillo. Un proceso casero lleno de ventajas.

La deshidratación de los alimentos no es nada nuevo. De hecho se trata de una técnica que ha sido empleada desde la antigüedad para conservar y almacenar productos durante largos periodos de tiempo. Las frutas y verduras se deshidratan por calor, perdiendo su agua, reduciendo su tamaño, pero manteniendo todo su sabor y nutrientes. Te animamos a preparar estos snacks caseros y saludables contándote algunos de sus beneficios.

1.Evita el desperdicio de alimentos

Chips de kale deshidratado

Desgraciadamente, es habitual que mucha gente tire comida porque se ha estropeado o por el simple hecho de que su aspecto sea antiestético. Por eso, si tienes en tu despensa productos que vayan a echarse a perder, no los tires, deshidrátalos y podrás consumirlos más tarde. De este modo, la deshidratación de alimentos no solo te permitirá poder disfrutar de esos productos meses después o fuera de temporada, sino que además impedirás que se desperdicien tantos alimentos.

2.También tiene ventajas para tu bolsillo

Patatas deshidratadas

En las tiendas, los alimentos deshidratados suelen ser caros, pero si los hacemos en casa resultan bastante económicos porque aunque llevar a cabo este proceso conlleva un gasto, supone un ahorro de dinero a largo plazo. Para abaratar todavía más el coste, puedes comprar los productos a granel en su momento de temporada, de este modo podrás consumirlos en cualquier momento del año y disfrutar de todas sus propiedades una vez deshidratados.

3.Libres de conservantes

Aguacate deshidratado

Otra de las ventajas de hacer tus propios alimentos deshidratados es que evitas los conservantes, ya que el único ingrediente que se usa en este proceso es únicamente el producto en sí, sin necesidad de añadir ningún tipo de químico. Además, tampoco existe el riesgo de la formación de bacterias porque se desarrollan en áreas húmedas y no hay ninguna posibilidad de que esto suceda una vez los alimentos hayan sido deshidratados.

4. Conservan sus propiedades

Calabacín deshidratado

Tras el proceso de deshidratación, las frutas y verduras conservan todas sus propiedades, como las vitaminas, los minerales y las enzimas que están presentes de forma natural en estos alimentos. Y en algunos casos, como en los arándanos o en las uvas, la versión deshidratada puede llegar a contener hasta el doble de antioxidantes.

5.Son fáciles de almacenar

Tomate deshidratado en envase de vidrio

Al deshidratar un alimento, la pérdida de la humedad hace que este encoja, lo que significa que podemos guardar más cantidad de producto en un mismo recipiente. Del mismo modo, estos envases tampoco tienen por qué quitarnos espacio de la nevera, ya que podemos guardarlos en la despensa. Los frascos de vidrio, las bolsas envasadas al vació o los recipientes herméticos son ideales para almacenar nuestros alimentos una vez deshidratados.

6.Tienen numerosos efectos positivos para nuestra salud

Melocotón deshidratado

Ayudan a regular la tensión arterial, previenen la osteoporosis, favorecen la microflora del colon, contribuyen a reducir los niveles de colesterol, influyen de forma positiva en el embarazo y además son aptos para personas diabéticas.