5 herramientas básicas para emplatar

La manera en la que se presenta los platos es además del paso final una forma de comunicación, especialmente en los tiempos de instagram y las redes sociales.

¿Qué plato elegirías primero: uno con una imagen impecable bien presentado u otro servido sin ningún tipo de esmero aunque sepas que va a estar igualmente bueno?, está claro que ante igual calidad una buena presentación hace que el impulso inicial nos haga decantarnos por el primero y que la sensación de disfrute no sea la misma cuando se realiza una buena y cuidada presentación que cuando se hace de cualquier manera. Dominar el arte del emplatado puede llevar su tiempo, pero con unas sencillas técnicas y los utensilios adecuados la apariencia de nuestra cocina puede mejorar. Te contamos las 5 herramientas imprescindibles para hacerlo:

Cuchara de metal

Es el instrumento esencial para presentar los platos. Podemos utilizarla con purés y salsas y es tan fácil como coger una pequeña cantidad con la cuchara y realizar un sencillo trazo en el plato con el acompañamiento correspondiente.

Espátula pequeña

Se usa de la misma manera que la cuchara y es perfecta para cantidades más pequeñas y exactas que nos permiten realizar un trazo recto y limpio que es apto para el uso de cremas más líquidas. Aunque existen diferentes variaciones, esta en concreto es conocida como espátula de codo.

Biberón de cocina

Fue Ferrán Adriá quien los introdujo en cocina basándose en los envases habituales de ketchup y mostaza. Sirve para hacer líneas ó decoraciones muy precisas y permite introducir todo tipo de condimentos de cualquier espesor como jarabes, reducciones ó aceites y utilizar la cantidad justa.

Molde de aro

Los moldes nos permiten delimitar los alimentos que ponemos en su interior y en el caso del aro dar altura y formar capas que  proporcionan un gran atractivo visual y lineal a los platos.

Pinzas largas

Es la herramienta de la precisión, perfecta para añadir pequeños elementos y colocarlos exactamente en el sitio deseado. Proporciona minuciosidad para trabajar los detalles más pequeños de la presentación de nuestra cocina.

vía Fine Dining Lovers