5 desayunos con yogur para venirte arriba por las mañanas

Foto: livestrong.com

Una selección de combinaciones de cereales y frutas con numerosos beneficios para tu salud y que además están deliciosas.

Empezar el día con un buen desayuno es uno de los placeres cotidianos que más disfrutamos, y si la opción que elegimos es sana y natural, la comida más importante del día se convertirá en la aliada perfecta para afrontar la jornada. Incluir el yogur es una de las opciones de moda, ya que además de ser un alimento versátil y muy saludable, es idóneo para las personas con problemas para digerir la lactosa, ya que solo contiene de 4 a 5 gramos de los 12 gramos que pueden ingerir a lo largo del día las personas con este tipo de dificultad. Además, los fermentos del yogur llegan vivos al intestino, lo que permite que trabajen para digerir la lactosa presente en la leche aun después de ser ingerido. Un proceso que ayuda a que las personas con dificultades para digerir la lactosa puedan disfrutar del yogur y de sus innumerables beneficios sin tener que preocuparse por las digestiones pesadas. Sin embargo, sus beneficios no acaban aquí. Su consumo diario también aporta proteínas, vitaminas y minerales fundamentales en una dieta saludable, que sumados a su atractivo sabor y textura hacen del yogur un producto indispensable para comenzar el día con las pilas cargadas. Por lo que combinado con frutas, cereales o semillas este alimento milenario es perfecto para un desayuno completo, de fácil preparación y delicioso con múltiples posibilidades con las que dejar fluir tu lado más creativo.

Aquí te dejamos algunas de las ideas que más nos gustan con el yogur como protagonista de sencillos y riquísimos desayunos. ¡Toma nota!

Yogur con granola, granada y pomelo

Foto: floatingkitchen.net

Una opción perfecta para los meses más fríos del año con frutas invernales que puedes encontrar en tu frutería habitual. Solo necesitas tostar, en una sartén a fuego medio, avellanas y avena junto con media cucharada de clavo y canela para aromatizar la mezcla. A continuación, hay que añadir 2 cucharadas de mantequilla, 2 de jarabe de arce y una de miel, y remover durante 2-3 minutos hasta conseguir la consistencia deseada. Después unimos la mezcla a la granola, y partimos la granada y el pomelo para añadirlo después al yogur. ¡Y voilà!, ya tenemos nuestro primer desayuno terminado (al que los más golosos también pueden añadir trocitos de chocolate negro).

Yogur con plátano y chai

Foto: shape.com

El segundo desayuno es más sencillo aun. Con plátano, trozos de chocolate, pepitas de coco y azúcar infusionado con chai. ¿El resultado?, un bol de yogur y frutas hará que tu mañana se endulce de forma sana y deliciosa.

Yogur con frutos del bosque y chía

Foto: skinnyms.com

La combinación de frutos rojos y yogur siempre ha sido un acierto seguro. Con esta renovada propuesta de la clásica receta te traemos nuestro tercer desayuno indispensable. Al yogur y los frutos del bosque (frambuesas y bayas), añade 2 cucharadas de miel, media de canela y semillas de chia. Como toque final espolvorea almendras troceadas sobre la mezcla, y prepara un desayuno rico en proteínas en pocos minutos.

Smoothie cremoso de canela y manzana

Foto: shewell.co

Perfecto para empezar las mañanas con buen pie, os presentamos un original smoothie con el que repetir una y otra vez. Para prepararlo necesitas triturar medio plátano, media manzana, 2 cucharadas de avena, una de mantequilla de almendras, una taza de yogur y una cucharadita de canela. Además, si quieres adaptar este cremoso smoothie a los meses de verano puedes añadir hielo picado a la mezcla para hacerlo mucho más refrescante. Por último, y a modo de decoración, trocea la otra mitad de la manzana para coronar tu sabroso desayuno.

Smoothie de kale y piña

Foto: wellplated.com

Para terminar esta selección de recetas ricas y fáciles os dejamos otra versión de smoothie más arriesgada y exótica pero igualmente exquisita. Que su color verde no os engañe, no sabe a verduras (aunque las llevas), pero la piña, el plátano y la miel camuflan el sabor y hacen que se convierta en una de nuestras propuestas favoritas para desayunar. Si te apetece probarlo solo tienes que licuar 2 tazas de col rizada (sin tallos), una taza del tipo de leche que prefieras, un plátano, medio yogur, 1/4 de taza de piña troceada , 2 cucharas de mantequilla de cacahuete y otras 2 de miel. Puedes variar las cantidades para alcanzar la textura que prefieras, y listo para disfrutar de tu cremoso y nutritivo smoothie.