12 postres bajos en azúcar

No te pierdas estos postres con fruta que sacian tu apetito y te ayudan a no caer en la tentación.

La fruta tiene todo lo que necesita un postre. Pueden mezclarse varias de ellas en diferentes estados: salsas, porciones completas y granizados de las mismas se combinan hasta conseguir crear el postre perfecto. El tercer plato no siempre tiene por qué ser empalagoso y por ello mostramos a continuación 12 alternativas libres de azúcares añadidos. En saveur lo saben y nos proponen la mejor selección.

Ensalada de arándanos, nectarina y shisho

No todas las ensaladas son tan sanas como parecen. Dependiendo de los ingredientes que la complementen unas pueden ayudar a tu salud y, otras, son peores que comer una porción de carne roja.

Aún así, la mezcla perfecta la tenemos en FUET: ensalada de arándanos, nectarinas y shisho. La combinación de estos ingredientes con un toque de aceite de sésamo, de lima, una cucharadita (muy pequeña) de azúcar y sal hacen que tu paladar se transporte a los mejores destinos exóticos.

Melocotones y ciruelas quemadas con mascarpone y avellanas

Para eliminar cualquier azúcar de estas frutas la mejor opción es quemarlas. Eso sí, siempre sin tocarlas para que los hoyos se extraigan fácilmente sin dañarlas. El sabor de esta mezcla es perfecta y el mascarpone y las avellanas se encargan de aportar el toque dulce a la receta.

Sopa de moras negras con helado de Kaymak

El Kaymak es tendencia. Este lácteo turco -parecido a la nata montada- es uno de los nuevos sabores más reclamados en las heladerías. Como su sabor es ligeramente ácido, añadirle  sopa de moras consigue crear la unión perfecta para descansar de los postres empalagosos.

Budín de chocolate con plátano fermentado

Los amantes del chocolate pueden estar tranquilos. También se puede comer y ser ingrediente prioritario en los postres bajos de azúcar. El secreto se esconde en saber con qué mezclarlo.

En este caso hay que ser pacientes. Los plátanos deben fermentar durante dos semanas para no perder el sabor dulce. Una vez fermentados, se añaden al budín de chocolate. No obstante si se pretende reducir azúcar de este postre, el budín debe estar hecho con gelatina en lugar de yemas de huevo y así, conseguirás que dos de los ingredientes más dulces formen parte de tu dieta de verano.

Manzanas asadas con miel de sésamo y calvados

El primer paso para cocinar este postre es tostar las manzanas. Un vez hecho esto, se caramelizan en miel y mantequilla para luego marinarlas en sus jugos de cocina. Se les echa Calvados y  un poco de sésamo ¿A que nunca lo habrías imaginado?

Pastel de arroz coreano

La comida asiática siempre es buena aliada en cualquier receta baja en azúcar. Las tortas de arroz coreano, llamadas songpyeon, son albóndigas en forma de media luna que se pueden rellenar con patatas, castañas, frijoles rojos o nueces.  Una vez rellenadas deben cocerse al vapor y como toque final, pueden servirse con miel.

Fresas a la parrilla

La fresas son una de las frutas que más juego dan en la cocina. Al asarlas se convierten en bulbos rojos y segregan un jugo profundamente dulce. Deben revolverse en vino y miel y al servirlas se pueden acompañar con un poco de helado de vainilla.

Almendra granizada

Muy simple: licuar leche, almendras y azúcar hasta conseguir una pasta. Luego congelar durante 30 minutos para servir en diferentes vasitos decorados con semillas de granada y almendras rebanadas.

Cerezas asadas

Al igual que las fresas, las cerezas asadas son uno de los postres más fáciles y rápidos de preparar. Sólamente hace falta calentarlas en el horno a 400º durante 10 minutos. Una vez asadas, se puede añadir alguno de los acompañantes perfectos de este postre: yogur, queso o el helado.

Salsa de arándanos

Los arándanos son unos de los frutos más beneficiosos para la salud. Además de eso también forman parte de los ingredientes más usados en las comidas navideñas de muchos países pero, lo cierto es que, están empezando a usarse entre las dietas más consagradas.

Con azúcar, limón y un poco de sal se revuelven hasta conseguir que se disuelvan. Una vez obtenida la salsa se calientan durante dos minutos a fuego lento y se enfría en el congelador para adornar cualquier fruta.

Melón a la parrilla con melocotón agridulce

Entre los postres de verano el melón y la sandía siempre han sido grandes aliados. En esta receta se debe asar el primero hasta caramelizarlo. Una vez hecho esto, se condimenta con una mezcla agridulce de vinagre, azúcar y trocitos de melocotón.

Peras al horno y ciruelas pasas con salsa de vino tinto

En esta receta, las peras pochadas se cocinan en vino tinto mezclado con ciruelas. Primero es importante sacar el núcleo de las peras y dejarlas en almíbar para conseguir el sabor dulce. Cuando el líquido se absorba, estarán listas para calentarlas en el horno y finalmente servirlas junto a ciruelas pasas y salsa de vino.

fotos: saveur